Prensa e institucións

  • Outeiro cataloga 200 árbores centenarias e de interese local
    O Grupo de Acción Ecoloxista Outeiro traballa no inventario das árbores e formacións senlleiras da comarca do Carballiño. Este proxecto, englobase no labor que o grupo naturalista realiza de forma continuada de investigación e defensa do patrimonio natural e cultural, e céntrase no estudo destas árbores e formacións arbóreas tan especiais. Son árbores que teñen características que os converten en exemplares sobranceiros, non só pola súa idade ou o seu tamaño senón tamén por outras características como poden ser a súa forma, rareza, localización, valor paisaxístico, a súa vinculación coa sociedade, a historia e a cultura, o valor simbólico, e, en todos os casos, xa estean localizados nun entorno urbano ou natural, contan cun elevado valor ambiental e ecolóxico.

O proxecto púxose en marcha por iniciativa do grupo e con medios propios no ano 2006, no que se catalogaron 120 exemplares entre o Carballiño e inicialmente tamén o Ribeiro. Este ano, unha década despois e centrándose só na comarca do Carballiño, realizouse unha actualización do inventario. O Concello do Carballiño con 51 exemplares, conta co maior número debido á riqueza do Parque municipal, no que destaca o eucalipto “ovata”, especie rara en Galicia, que ten 50 metros de altura, sendo o máis alto do concello . Seguen  Boborás con 34, San Cristovo de Cea con 33, Piñor 16, Maside e Irixo con 15, San Amaro 12, Punxín 3 e Beariz 1, estes dous últimos menos explorados.

Segundo os datos do estudo, só nos últimos 10 anos, o 14% das árbores inventariadas na comarca do Carballiño en 2006 desapareceron, e o 24% empeoraron considerablemente ou están a piques de morrer. Por eso, ademais da concienciación para previr a súa desaparición, outro dos obxectivos do proxecto é o de aportar un punto de partida para a elaboración de catálogos de árbores de interese local por parte das administracións municipais que garantan a súa conservación.

 

Los profesionales sanitarios piensan que la caída fue, aproximadamente, de cuatro metros de altura.

El accidente ocurrió minutos después de las seis de esta tarde en el lugar de Vales. Una vez recibida la alerta, el personal del 112 Galicia pidió la colaboración de los agentes de la Guardia Civil.

Por otra parte, en San Cibrao das Viñas, un hombre sufrió un accidente con la máquina que estaba manejando.

Sucedió hace unos instantes en el interior de una nave situada en el polígono industrial.

Los gestores del 112 Galicia activaron un operativo compuesto por bomberos, sanitarios, miembros del GES de Pereiro y agentes de seguridad.

 

El pan de Cea, proveniente de una tradición de siglos, destaca por su proyección nacional e internacional.

Por este motivo, el presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, y el alcalde de San Cristovo de Cea, José Luis Valladares, han celebrado hoy una reunión con el presidente del Consello Regulador de la Indicación Xeográfica Protexida (IXP) “Pan de Cea”, Carlos Manuel Rodríguez, para estudiar el programa de esta edición.

Tal y como ha detallado Baltar, la elaboración de este pan artesanal supone “mantener viva una tradición” iniciada hace siglos en el entorno del monasterio de Oseira. Actualmente, esta fiesta cuenta con el reconocimiento de Interés Turístico, prueba de su relevancia.

Coincidiendo con que se cumplen 25 años de esta fiesta, el presidente del gobierno provincial ha avanzado que habrá un incremento de las actividades de esta edición, que tendrá lugar los días 2 y 3 de julio.

No faltará la tradicional ruta de los hornos y la comida popular a la que se sumarán degustación de productos, showcookings y competiciones deportivas, “todo ello para destacar al producto estrella de la gastronomía orensana” y “un referente de tradición social que singulariza aún más la riqueza etnográfica de nuestra provincia”, ha concluido Baltar.

  • El Obispado comprueba que el cruceiro roto de Corneda no corre peligro
    El cruceiro de la parroquia de Corneda, en O Irixo, no corre ningún peligro, pese a la rotura de la mitad del capitel que sostiene las imágenes de Cristo y de la Dolorosa, según informó al Obispado una arquitecta de Patrimonio, que inspeccionó ayer este elemento declarado BIC.

 

La técnica también confirmó que la fragmentación de la piedra no es reciente, debido al color verdoso que presenta. El delegado diocesano de patrimonio, Miguel Ángel González, se refería a la información que le transmitió la técnica en el sentido de que “no hay ninguna urgencia en reparar el destrozo”, añadiendo, no obstante, que hablará con el párroco para solicitar al Concello que se encargue del proyecto de reconstrucción, de acuerdo con las indicaciones de Patrimonio.

En principio, lo más probable es que se coloque una piedra nueva, teniendo en cuenta que el valor está en las figuras del Cristo y de la Virgen, ya que el capitel, puntualizó Miguel Ángel Fernández, “es relativamente moderno”. Estas conclusiones de la arquitecta deberían tranquilizar a los vecinos de la parroquia, que insisten en el riesgo de que se caiga el Cristo. El escritor, Luis González Tosar, vecino de Corneda, manifestaba su preocupación por la situación del cruceiro y considera que le corresponde al Concello garantizar su seguridad, poniendo a salvo las imágenes en la iglesia hasta que se ejecute el proyecto de restauración. “O primeiro que ten que actuar para evitar a súa destrución é o alcalde porque é da súa competencia, pero el di que non lle vai a tocar, pese a que a cruz segue en perigo”. Tosar teme que pueda ser objeto de un acto de vandalismo. Entre tanto, el alcalde de O Irixo, Manuel Penedo, asegura que los vecinos en ningún momento se han dirigido al Concello pidiendo que se repare y que él mismo se enteró “por unha persoa que asistiu a última reunión parroquial”. Penedo afirma que en su municipio siempre fue el Concello el que se hizo cargo de reparar los cruceiros, y que “se os veciños me piden que o faga, mañá mismo estou alí, pedirei permiso ao Obispado e a Patrimonio, porque sendo da igrexa non podo facer outra cousa”

  • Muere un septuagenario atropellado en San Cristovo de Cea
    Jornada trágica en las carreteras ourensanas. Un vecino de O Tellado, en San Cristovo de Cea, perdió ayer la vida tras ser atropellado por otro vehículo. Por la tarde, dos menores que viajaban en una única bicicleta por As Airas, en Toén, chocaron frontalmente contra una furgoneta, resultando heridos de gravedad. Modesto Dacoba Guzmán, de 75 años, vecino de la localidad de O Tellado, falleció en la mañana de ayer a consecuencia de un atropello.

 

El accidente tuvo lugar a las 11,45 horas en una calle del mismo pueblo y a escasos metros de su vivienda, cuando Modesto Dacoba se encontraba tendido en la calzada intentando manipular la llave de un registro del suministro de agua. Según narran miembros de la brigada de emergencias de Carballiño, el hombre pretendía cortar el suministro para reparar una avería que tenía en su vivienda. Otro vecino también de O Tellado estaba maniobrando su vehículo y al dar marcha atrás atropelló a Modesto Dacoba. El conductor aseguró que no lo había visto y que en realidad no se dio cuenta del atropello hasta que bajó del coche, tras escuchar el golpe.

La víctima quedó atrapada bajo el vehículo y los equipos sanitarios que hasta allí se desplazaron ya nada pudieron hacer por salvarle la vida, después de recibir el golpe en la cabeza. La brigada de emergencias de Carballiño fue requerida para liberar el cuerpo, utilizando los equipos de excarcelación. Asimismo, también acudieron miembros de la Guardia Civil de Tráfico, una ambulancia asistencial, el helicóptero medicalizado del 061 y personal sanitario del centro de salud de esa localidad, aunque solo pudieron certificar la muerte del hombre.

La víctima supuestamente se había tendido en la calzada para manipular la llave de la arqueta, ya que debido a sus reducidas dimensiones, con una profundidad de aproximadamente 50 centímetros, es prácticamente imposible que se introdujera en su interior, como inicialmente pensaron los equipos de rescate.

ACCIDENTE EN BICICLETA

En Toén, dos menores de 15 años, vecinos de la ciudad, sufrieron también ayer un accidente gra- ve. Los hechos ocurrieron pasadas las siete y media de la tarde, cuando ambos circulaban en una misma bicicleta por la carretera que conecta As Airas (Toén) con la ciudad, en Moreiras. Según informaron fuentes municipales, los jóvenes bajaban por el arcén del carril de subida del vial, cuando al pasar una curva chocaron frontalmente con una furgoneta, que ascendía. Ambos fueron trasladados al Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) con pronóstico grave (especialmente uno). Al lugar también acudieron efectivos de la Guardia Civil y Protección Civil de Toén. Según estas fuentes, el conductor del vehículo, quien salió ileso del accidente, se mostró muy nervioso tras el suceso.